Category: PADRES



COMO MEJORAR LA RELACION PADRE E HIJOS

UN SALUDABLE DIÁLOGO

Ningún tema debe ser evadido cuando se trata de conversar con su hijo y de ayudarle a aclarar dudas y a orientarlo en esas etapas complejas de  su crecimiento Un joven de cualquier edad tiene muchas posibilidades de conversar con sus padres cuando estos saben escuchar.

El diálogo debe eliminar actitudes tales como: Juzgar, dar demasiados consejos, pretender tener todas las respuestas, criticar, ridiculizar, ser inconsistente entre lo que se dice y se hace, mostrarse ansioso frente a los problemas de los hijos. El tono adecuado ayuda para que los mensajes sean más claros.

En la comunicación con los padres, los adolescentes buscan mas su comprensión que la solución a sus problemas, por eso la  escucha y la comprensión son actitudes determinantes que abren puertas para poder ingresar en el Universo emocional de los Hijos; esto le ayudará a clarificar sus ideas e inquietudes y lo llevará a encontrar sus propias soluciones.

En este diálogo el exceso de palabras sobra, puede también utilizar otro lenguaje muy efectivo como una caricia, un abrazo, una guiño de ojo, una tomada de mano, una palmadita en la espalda, un beso en la frente todo aquello que pueda expresarle  lo importante que es para usted; además que aumente los canales de comunicación y el nivel de confianza con su hijo.

Un  niño o un joven seguro de sí mismo no necesita de muletas para cruzar por la vida, varias son las formas de estimular su AUTOESTIMA:

  • Estimule sus éxitos, no los pases desapercibidos aunque sean pequeños. Es más fácil obtener una modificación de conducta con reforzadores positivos.
  • Elogie el esfuerzo no solo el logro y hágale saber que no siempre se gana pero adviértale que un fracaso no le quita méritos a su esfuerzo.
  • Ayude a su hijo a fijarse metas realistas, si el hijo y el Padre exigen  demasiado solo se obtienen desilusiones.
  • Nunca compare a su hijo con los demás, es muy nocivo para la concepción de sí mismo. Ayúdelo a construir su justa autovaloración.
  • Critique el acto, no a su hijo; hay que fijarse como se corrige, los comentarios negativos tienen un efecto devastador en las personas.
  • Dé responsabilidad a sus hijos se sentirán útiles e integrados a la familia, además les produce una sensación de logro.
  • Demuestre siempre que los ama; el contacto físico a través de los abrazos y besos les hará sentirse amados. No olvide que para un Padre,  un hijo nunca es demasiado grande para decirle cuánto lo ama

RELACION PADRES PROFESORES

UNA BUENA RELACIÓN entre padres y profesores es lo que más puede contribuir al éxito escolarCon los estudios de los hijos hay que tener paciencia, ser optimista y, a la vez, muy realista. Conocer las posibilidades de los hijos y aceptar sus limitaciones, sin hacer “películas, es decir, aceptar que los niños no son todos iguales. Y en este sentido, quien mejor nos puede ayudar es el tutor de nuestro hijo, o sus profesores, porque tienen experiencia, son profesionales y más objetivos.

Cada centro escolar, o cada profesor, tiene su estilo o sus normas propias ya experimentadas en lo que hace a la entrevista con los padres, que hay que respetar. A mí se me ocurren las siguientes ideas, que pueden servir a los padres, a título de sugerencia.

No espere a que su hijo tenga dificultades con los estudios en clase o en el colegio. Acuda a principio de curso, en los días que esté señalado para la visita de padres, para conocer al tutor de su hijo o al profesor que va a seguir más de cerca su trayectoria escolar. E infórmese de en qué y cómo se le va a exigir al chico, y cómo puede colaborar con los profesores. Esta entrevista inicial es clave para el resto del curso. A partir de ese momento, no hace falta estar metido todo el día en el colegio, hay que tener un contacto fluido y constante con los profesores, pero no cargante. Basta con seguir la periodicidad señalada: una o dos visitas por trimestre, salvo un caso excepcional, es suficiente… Y mucho mejor y más fructífero si van el padre y la madre.

Al profesor o al tutor de los hijos hay que tratarlo con respeto y consideración, como nos gustaría que nos trataran a nosotros en nuestro ámbito profesional. Esto puede parecer obvio, pero no lo es. Hay padres que antes de empezar ya abordan al tutor como al culpable del fracaso del hijo o como un enemigo. Un profesor lo que pretende siempre es lo mejor para sus alumnos, por lo tanto hay que considerarlo como el mejor aliado. Con toda seguridad, tan interesado por el chico como sus padres. Hay que escucharlo con atención, poniendo interés en todo lo que dice y no contradecirle a la primera. Intente ganar la confianza, la simpatía de los tutores y profesores de sus hijos, porque les deben y les pueden ayudar mucho.

Hay que demostrar interés real. Hágale saber que a diario está al tanto de las tareas o de lo que tiene que estudiar su hijo; aunque las tareas son para que las hagan los alumnos, no los padres. Pídale que le oriente o aconseje cómo pueden ayudar al chico en casa con respecto a la motivación, conducta, deberes, exámenes…

Ponga interés por todos los aspectos o detalles de su hijo en clase y en el colegio. Si tiene amigos, cómo se relaciona con los demás, si es tímido, extrovertido o alborotador en clase; por qué asignaturas se interesa más. Si se distrae, le falta de atención o interés en alguna materia; en estos casos suele ser eficaz la colaboración del padre y el profesor, en este caso, le quedará agradecido. Hay que tener en cuenta que cuando los niños no están con sus padres, como por ejemplo en el colegio, experimentan cambios en su comportamiento que estos son incapaces de imaginar. Trate de ponerse de parte del profesor o tutor, aunque no comparta alguna de sus apreciaciones o puntos de vista, tómese tiempo para pensarlo. Muchos tutores mejoran su forma de actuar si ven que cuentan con el apoyo de los padres y una actitud positiva hacia su labor.

Hay que ser prudentes, pero no hay inconveniente en que los hijos conozcan el contenido de las conversaciones con un profesor o el tutor. Después de la entrevista, hacer a los hijos las correcciones que se consideren oportunas, pocas pero firmes. Se debe animar y estimular al estudiante en sus aspectos positivos, que siempre los tiene. Y felicitar cariñosamente a los hijos por su esfuerzo y sus éxitos en los estudios o por todo aquello que de bueno digan sus profesores.

Tengo la experiencia de que el rendimiento y el comportamiento escolar de los alumnos mejoran cuando ven que hay una buena colaboración y entendimiento de sus padres con sus profesores. Incluso me atrevo a afirmar que, como consecuencia de esta cooperación, hasta mejoran los padres en su labor educativa y el profesor en su labor docente y en su ilusión por ayudar.


COMO CRIAR A TUS HIJOS CON CARACTER

Creo que es parte de la vida, para criar a tus hijos con buen carácter tienes que dedicarle mucho tiempo y atención. Bueno, es verdad que cuando uno tiene hijos le vienen muchas cosas naturalmente pero ser buenos padres es mucho más complicado. Muchas veces miro a mi hijo de 18 meses y me pongo a rezar para que pueda ser una buena madre y que no lo dañe a través de los años. Mas ahora que estoy esperando otro bebe me pongo a pensar que para poder enseñarle como ser un buen ser humano tendremos mi esposo y yo que servirle de ejemplo a los dos. Creo que con estas 10 maneras podrán criar a sus hijos con carácter:  

1. Ser padres primero. Esto es difícil porque mucha gente cree que los hijos crecen y se van y no les queda nada. No es verdad. Para ser buenos padres uno tiene que dedicar tiempo para serlo. Lo más importante para ellos es desarrollar el carácter de sus hijos.

 2. Analiza cómo pasas las horas y días de tu semana. Se sabe que en un mundo donde la vida se pone más cara todos los días, es difícil no trabajar. Pero piensa en cuanto tiempo pasas con tus hijos. No basta solo recogerlos, bañarlos, darle de comer y acostarlos. Cuando uno tiene hijos tiene que hacerlos parte de tu vida social. Y es verdad, no es para siempre entonces por qué no sacrificarte por el bien de tus hijos?

3. Ser un buen ejemplo. Los niños absorben todo, especialmente el comportamiento de los adultos. Aprenden mirando lo que haces y dejas de hacer. Por más que no quieras aprenderán las cosas buenas y malas. Entonces, ser un buen ejemplo debe ser tu prioridad.

4. Estar al tanto de lo que tus hijos están absorbiendo.
Como padres tenemos que controlar las imágenes e ideas que influyen en nuestros hijos. Libros, canciones, TV, y películas están constantemente dando mensajes morales e inmorales.

5. Cuando hablas usa palabras de carácter.
Los niños no pueden desarrollar una brújula moral a menos que las personas alrededor de ellos utilicen el idioma claro.

6. Disciplina con amor.
Los niños necesitan límites, reglas y rutinas. Como padres nos sentimos mal si disciplinamos muy duro pero no debe ser así porque el resultado es padres culpables y niños fuera de control. El castigo razonable es una de las maneras en que los seres humanos siempre han aprendido. Los niños deben entender para qué es el castigo y saber que viene del amor paternal.

7. Aprende a escuchar a tus hijos. Con la vida loca que uno lleva no hay tiempo para nada, menos escuchar a tus hijos. Es fácil no escuchar. Lo mas importante como padres que pueden hacer es tomar tiempo para hablar con ellos y escuchar lo que dicen.

8. Involúcrate en la vida escolar de tus hijos.
No es por nada pero sus hijos se pasan más tiempo en la escuela que con ustedes durante el año. La escuela es un lugar donde van aprender muchas cosas y no solo gramática y matemáticas. Es importante ayudar a tus hijos a ser buenos estudiantes. Ellos no lo saben pero el desarrollo de sus vidas estará influenciado por la manear en cómo se conducen en la escuela.

9. Siéntense a comer como una familia. La mesa de comedor no es sólo un lugar de sustento y negocio familiar sino también un lugar para la enseñanza de nuestros valores. Las maneras y las reglas son captadas sutilmente en la mesa. La hora de comer de la familia debe comunicar y deber sostener los ideales que los niños utilizarán a través de sus vidas.

10. Practiquen lo que predican.
Los padres deben ayudar a los niños promoviendo la acción moral por autodisciplina, los buenos hábitos del trabajo, la conducta considerada a otros, y al trabajo comunitario. La última línea en el desarrollo del carácter es la conducta — su conducta.

Como padres, necesitamos crear un ambiente para nuestros hijos donde puedan desarrollar hábitos de generosidad, humildad, honradez y el sentido de justicia.


COMO SER UNA BUENA MADRE

 Cuando nos enfrentamos a algo nuevo qué duda cabe que todos pensamos que no estaremos preparados.Nuestras dudas nos hacen tener miedo y sufrir de incertidumbre, pero cuando todo pasa, nos damos cuenta que hemos hecho todo lo que hemos podido para estar a la altura y que a menudo nuestras exageraciones e ideas poco tenían que ver con la realidad.

Tenemos hijos y no sabemos si lo estamos haciendo bien o no, nuestra capacidad mental es la suficiente como para poder adaptarnos a cualquier cosa.

El problema es cuando nos paralizamos y no nos ponemos en marcha. A veces creemos hacer las cosas mal y no actuamos por miedo a equivocarnos. Con los hijos esto es un problema, puesto que su aprendizaje y educación depende de nosotros y puede convertirse en alguien temeroso simplemente porque lo está imitando.

Todos estamos preparados para enfrentarnos a los distintos retos que nos propone nuestra vida, aunque es cierto que los primeros momentos son de dudas y miedos, más adelante comprobamos que eran infundados en la mayoría de los casos.

A la hora de desempeñar una buena función como padres es importante la confianza que tengamos en nosotros mismos, si somos válidos para un sin fin de actividades,

¿Por qué no vamos hacerlo para esto?

Realmente todo necesita un periodo de aprendizaje, al igual que aprendimos a leer y cometíamos muchos errores que luego subsanábamos, con los hijos es lo mismo.

Tendremos una fase de aprendizaje en la cual funcionaremos por acierto-error, hasta que llegue un momento en que todo sean aciertos y existan pocos errores. Se trata de probar.

También ellos nos están conociendo y nosotros seremos los que pongamos los límites y las bases de la convivencia. Ten en cuenta que siempre podrás recibir ayuda de personas que sabrán como orientarte ante las dudas, médicos, educadores, psicólogos… están para algo echa mano de ellos cuando lo necesites y expón todas tus dudas.

La familia te puede ayudar

Otros miembros de la familia están para ayudar en las tareas, paseos , etc, pero no te dejes aconsejar por cualquiera. El cambio generacional de abuelos y tíos hará que tu visión de la educación de tus hijos sea diferente, es más, tendrás que pelearte con ellos ya que mucha de las cosas que hagas serán vistas como tonterías porque antes no se hacían.  

Tendrás que reforzar tu yo interior y la seguridad en ti misma para poder enfrentarte a los problemas del día a día con los niños, busca información válida y habla con otras madres en la escuela y guardería son una fuente de información de primera mano que puede darte ideas, también te sentirás más protegida y más apoyada en los momentos de cansancio o debilidad.

No seas negativa

Tienes que dejar de lado la negatividad, muchas son las madres que escuchamos diciendo “no puedo más”, “este niño puede conmigo”, etc. Estas frases son negativas y erróneas, desde luego que puedes más y que un niño pequeño no puede con ningún adulto.

Son frases tremendistas que solo sirven para fomentar en tu mente el agobio y la negatividad y que no te ayudan a progresar. Te mantienen paralizada quejándote por los rincones. Lo mejor es que dejes de hacerlo y busques soluciones a cualquiera que sea el conflicto.

Ten en cuenta que a menudo el cansancio y el nivel de responsabilidad nos agota y nos hacer ver todo negro. Dedícate un tiempo de desconexión cada día para ti y tus cosas, ya sea darte un baño, salir de compras, etc. Esos momentos dedicados a ti te darán fuerza para continuar.

Tendrás que tener en cuenta algunos aspectos para poder estar preparada a la hora de ser madre, si ya lo eres ocúpate de analizar si lo estás llevando bien y si emocionalmente no estás sufriendo ningún bajón. Si esto no es así entonces es que la situación está pudiendo contigo y tendrás que trabajar estos aspectos que a continuación detallamos:

Un factor importante es reforzar la seguridad en ti misma. La forma de poder hacerlo es realizando un ejercicio muy sencillo. Siéntate un rato y ponte a pensar en cuáles son tus cualidades, habilidades y trucos que pueden ayudarte a realizar bien tu función. No es necesario que sean grandes cosas, los pequeños detalles también sirven, por ejemplo; “se me da muy bien contar chistes” ¿de qué puede servir esto? Bueno, pues en una fiesta de cumpleaños con los niños puedes mantenerles entretenidos.

Es importante que encuentres todo lo posible y que lo apuntes en una lista para poder repasarla de vez en cuando. Esto se servirá como ejercicio de refuerzo en los momentos malos: lee tu listado y acuérdate de lo bien que sabes hacerlo. Todos tenemos momentos de agobio pero pasarán si refuerzas tus puntos fuertes.

En contraposición al punto anterior, tendrás que hacer lo contrario con tus puntos débiles. No los refuerces, no pienses todo el día en sí puedes o no soportarlo, en si lo haces bien o no porque cometiste tal o cual error. Los errores están para aprender de ellos y no para regodearse una y otra vez en la culpa. Examina tus puntos débiles e intenta mejorar todo lo que puedas. Si no lo consigues, acéptate como eres, nadie es perfecto, céntrate en lo bien que lo haces la mayoría de las veces y busca soluciones a los problemas con ayuda de tu pareja. Acuérdate de que tú no llevas toda la carga.

Busca aliados y personas que te ayuden, en los momentos de desconexión es necesario que puedas darte un tiempo de relax sin preocuparte de los niños. Si decides ir de compras con una amiga y pasar la tarde fuera organízate bien para que no haya sustos. Planifica horarios y tiempos y da las instrucciones oportunas. Tu pareja será un gran aliado si desde el principio está involucrado en el cuidado de los niños. Otro día él podrá tener su tiempo de descanso. Cada día dedícate un ratito para hablar con la vecina o para hacer cualquier actividad relajante, es una forma de descompresión y te ayudará a continuar con más ánimo. No dejes que la olla explote.

Ya sabemos que cuando aparecen los hijos tenemos que renunciar a cosas que antes hacíamos a menudo, esto para personas muy activas socialmente resulta algo difícil de asumir. Aquí de lo que se trata es que aprendas a aceptar tu nueva situación y que compenses unas carencias con otras cosas nuevas que han aparecido. Todo tiene sus pros y sus contras, en tu tiempo de desconexión puedes aprovechar para realizar eso que tanto tiempo llevas sin hacer y que tanto echas de menos. También tendrás que aprender a valorar las cosas nuevas y a disfrutar yendo al parque o al centro comercial.

Si no aceptas el cambio te resultará más difícil de sobrellevar y estarás frustrada. Muchas parejas cometen este error, se adaptan ellos al niño y no al contrario. Vosotros tenéis una vida formada el niño es nuevo en ella y tendréis que adaptarle poco a poco a vuestra vida y no cambiar de vida porque el niño lo exija, no tiene porqué ser así.

 


COMO SER UNA MEJOR ESPOSA

Ser una mejor esposa puede llevar a una mejor interacción, más íntima y sana, e impactar en áreas que nunca imaginaste.

En una pareja, tus deseos, aunque son importantes, son secundarios con respecto a las necesidades de la pareja como unidad. Ser una mejor esposa significa no buscar siempre la satisfacción personal, sino la de buscar apoyar, amar y potenciar a la familia. Tener un centro espiritual saludable es la base de todo.

  • La familia debe ser un regalo y un tesoro único.
  • Debes dar lo mejor de ti todos los días.
  • Tienes que estar dispuesta y saber que puedes estar poniendo todo tu amor, atención y esfuerzo por algo que puede no reportar satisfacción a corto plazo.
  • El objetivo debe ser lograr paz a largo plazo, intimidad, alegría, afecto, etc. y la única manera de lograrlo es comprometerse a seguir un objetivo a largo plazo.

Ser una esposa mejor es comprender las individualidades e inculcar la necesidad de un plan en conjunto donde la suma de los esfuerzos lleven a un objetivo provechoso común.

Ser una mejor esposa significa tener maneras efectivas de comunicarse con tu compañero o miembros de la familia. No impongas tu manera de pensar. Conversa y discute, llega a un acuerdo.

Eres la líder de la familia, actúa como tal.

Por sobre todo, recuerda que todo se basa en el amor mutuo. Recuerda que todo lo que decimos y hacemos son expresiones de amor. Está siempre dispuesta a conversar. No hay nada de malo en ser vulnerable.


 

COMO SER UN BUEN PADRE

A continuación ponemos a tu disposición todo lo que debes hacer para ser un excelente padre:

Pon sus intereses primero. siempre Si tu disfrutas fumando y tomando? adivina que, esos son hábitos que no son buenos para tus hijos, y tu como padre eres el primer modelo a seguir, además es importante que cuides de ti, para que puedas cuidar de tus hijos.

Protégelos Como papa. uno de los roles más importantes es el de protector, la seguridad que le brindes en el hogar es parte de este rol, no puedes estar al pendiente de ellos 24×7 así que tienes que crearles un ambiente seguro en casa, y enseñarles hábitos de seguridad como es usar el cinturón de seguridad en el auto. por mas frió que suene la seguridad financiera también es muy importante, tener manera de resolver problemas imprevistos es una meta que debes tener presente siempre, para esto una gran herramienta es tener seguros de vida, seguros de Gastos Médicos, un fondo para emergencias, etc.

Pasar tu tiempo disponible con ellos. Cuando llegamos a casa del trabajo, llegamos cansados y solo deseamos relajarnos. Pero este es el único tiempo que tenemos para compartirlo con ellos durante los días laborables, a menudo. Tomate un tiempo para descubrir sobre su día, recuéstate en el sofá con ellos, y pregúntales como les fue en su día, que hicieron?, esto les hará saber que le interesas, y además te ayudara a conocer mejor a tus hijos y detectar cualquier anomalía en sus estados de ánimo. Los fines de semana, dedícales tanto tiempo como sea posible a ellos. La cosa que más desean la mayoría de los niños de sus papás es su tiempo.

Dale muchos abrazos. Los papás no deben temer a demostrar el afecto. Los niños necesitan el contacto físico, y no solo de sus mamás. apapáchalos, abrázalos, bésalos, ámalos.

Juega con ellos. Incúlcales el gusto por los deportes y del juego. Enséñale a divertirse, así como les enseñas los buenos hábitos. La TV puede ser parte de la Diversión pero no debe ser la única fuente de Diversión.

Hacer labores de “mamá”. Cosas que tradicionalmente se consideran los deberes de la “mamá” no son solo para las mamás como – cambiar pañales, alimentarlo, bañarlo. Los papás deben ayudar tanto como ellos puedan, compartiendo estos tipos de deberes igualmente si es posible. Y de hecho, si eres un papá de un bebé, ésta es la época perfecta de enlazarte con tu bebé. Debes intentar en ocasiones de hacer estas cosas, porque ése es el cómo comienzas una relación cercana con tu niño.

Lee para ellos. Ésta es una de las cosas más importantes que puedes hacer por tu niño. Primero, por diversión. Los libros de los niños están realmente frescos, y es maravilloso cuando puedes compartir el gusto por la lectura con tu niño. En segundo lugar, le estás enseñando una de las habilidades de las más fundamentales que siempre le retribuirá en su vida

Apoyar a mamá. No contradecir a su madre delante de ellos, no discutir, mucho menos pelear con ella delante de ellos, y no abusar en lo más mínimo de ella. Cómo tratas a su madre afecta su autoestima, y la manera que se tratarán a las mujeres cuando crezcan.

Enséñale la autoestima. Quizá éste debe ser no 1. Bien, pero en realidad estos puntos no están en ninguna orden, pero éste es uno de los puntos más importantes. No hay nada mejor que darles una alta autoestima. ¿Cómo haces esto? Hay un millón de maneras, pero principalmente enseñándole los valores, pero no solo platicados si no con el ejemplo , pasando tiempo con ellos, hablando y escuchándolos, elogiando las cosas que hacen, enseñándoles (no diciéndoles) cómo ser competentes. Elogiar y animar, no reprender y no desalentar.

Enseñarles sobre finanzas. Puede ser que no necesites enseñara a tu hijo de 1 año sobre diversidad de los fondos Internacionales o índice de precios y cotizaciones, pero desde una edad temprana, puedes enseñarte el valor del dinero, cómo ahorrar el dinero para alcanzar una meta, y más adelante, cómo ganar el dinero y cómo manejar el dinero correctamente.

Cuida de ti. No debes dar tu vida entera al rol de papá. Necesitas tomar el cuidado de ser tu, además tienes otros roles en la vida, como esposo, hijo, amigo, atiende cada uno de estos roles y dales un espacio de tiempo razonable a cada uno, para ser un gran papá cuando estás con tus hijos. También cuidado de tu salud – comer sano, ejercicio – porque 1) tú no puede cuidar de tus hijos si estás enfermo, 2) le enseñas a tus hijos como llevar una vida sana y 3) si Deseas gozar de tus nietos algún día.

Ser bueno con mamá. Debes ser bueno con su mamá, aun cuando ellos no están mirando. Llevarla cenar, darle un masaje, ayudarle con las labores de la casa, darle una cierta hora para ella y cuida de los niños mientras ella sale, demostrarle el afecto, darle sorpresas. Porque cuando la mamá es feliz, los hijos son felices. ¡Y el papá será feliz también!


PADRES ALCOHOLICOS HIJOS EN RIESGO

Profesionales del Centro para el Estudio del Alcoholismo y Otras Adicciones de la Universidad de Brown, en Estados Unidos, publicaron el año pasado una investigación a través de la cual –luego de entrevistar a 293 mujeres y 115 varones asistentes a diversos centros educativos– hallaron que los adolescentes que poseen una historia familiar relacionada con la adicción a bebidas alcohólicas, y aquellos con padres bebedores, presentan mayores probabilidades de desarrollar esa misma dependencia en el futuro, que sus compañeros sin antecedentes.

Asimismo, un estudios de la revista Alcoholism: Clinical & Experimental Research, señaló que los padres bebedores tienen problemas a la hora de establecer rutinas, pautas, horarios y reglas de convivencia para educar a los hijos. Estos son sólo dos ejemplos que sugieren que cuando se trata de conductas nocivas, la influencia de los padres sobre los hijos es determinante. Las adicciones, como el alcoholismo, no escapan a la regla.
            
“El alcoholismo es una enfermedad para toda la vida. Esto implica que cuando una persona desea abandonar la adicción, debe comprometerse diariamente, por siempre”, señala el Dr. Marcos Suffriti, jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Austral. Distingue entre tres conceptos o “etapas” relacionadas con el consumo de alcohol: “El primero es el uso, que implica un consumo moderado y esporádico; el segundo es el abuso, que sugiere un consumo excesivo; y el tercero es la dependencia, cuando el consumo se vuelve un hábito continuo y en cantidades crecientes, debido a la tolerancia y a la abstinencia del alcohol”.

El especialista enfatiza en la importancia de detectar precozmente estos comportamientos frente al alcohol (abuso y dependencia) para concientizar a la persona y a su familia, comenzar un tratamiento adecuado y evitar las consecuencias nocivas de la enfermedad.

PERFILES Y CAUSAS

Las causas del alcoholismo son muchas y variadas. Muchos especialistas remarcan que el alcoholismo tiene una importante carga genética y que, más allá de los genes, tener padres alcohólicos en casa aumentan la predisposición de los hijos a padecer la misma enfermedad.

Por otra parte, a lo largo de la vida suceden hechos que pueden conducir a una persona a estados depresivos o de tristeza que favorecen la adhesión a conductas nocivas. “En los adultos, el estrés, la ansiedad, la angustia, la incertidumbre y las frustraciones son algunos de los factores que confluyen para el desarrollo del alcoholismo; mientras que en los más jóvenes, suele estar más relacionado con la necesidad o el deseo de ser aceptado por sus pares”, admite el Dr. Suffriti.

“Entre otros factores de riesgo que pueden llevar a los adultos al alcoholismo, se incluyen: estar divorciado, enviudar, padecer una enfermedad física grave o terminal y estar desocupado. En los adolescentes, en general los factores de riesgo son la inseguridad personal, la baja autoestima y el deseo de aceptación por parte del grupo de amigos”, continúa el especialista. -Usted señor padre de familia, no porque los hijos de sus amigos se alcoholicen, es correcto que su hijo lo haga, esto es un típico caso de lo que se denomina como “alcoholismo permitido o inducido”, es cuando los padres conciente -o inconcientemente en el peor de los casos- dan por sentado que es una permisión implícita el hecho de un adolescente beba alcohol hasta grados inmanejables-.

Pedir ayuda a tiempo es clave y representa uno de los principales desafíos. “Es casi la regla que las personas que padecen esta enfermedad no piden ayuda a un especialista por iniciativa propia, sino recién cuando sus familiares lo exhortan a iniciar un tratamiento, debido a las consecuencias familiares, laborales y afectivas que trae aparejado el alcoholismo”, explica el Dr. Suffriti. Resalta que es esencial tratar el problema, para prevenir las consecuencias psicológicas –trastornos de ansiedad, depresión, trastornos del sueño, problemas familiares y laborales– y físicas del alcohol en el organismo: trastornos gastrointestinales, neurológicos, hepáticos, hematológicos, cardiovasculares, problemas durante el embarazo, entre otros.

PARA SOSPECHAR DEL PROBLEMA

Ciertas pautas en un familiar pueden indicar la necesidad de hacer una consulta con un especialista: 

– Beber para enfrentar los problemas
– Beber a escondidas
– Tendencia a buscar excusas para beber
– Negación del consumo en exceso y enojo al ser cuestionado
– Comportamiento y adaptación social no coherentes con niveles previos o esperados
– Síntomas somáticos persistentes sin causa aparente
– Inexplicable temblor en las manos
– Úlceras y gastritis que no responden al tratamiento
– Deterioro cerebral orgánico precoz

Además, existen cuestionarios internacionales para detectar el alcoholismo. Uno de ellos es el C.A.G.E, conformado de cuatro preguntas: 1) ¿Nunca ha pensado que podría reducir su ingesta de alcohol? 2) ¿Lo han irritado comentarios de la gente sobre su manera de beber? 3) ¿Se ha sentido alguna vez culpable por beber? 4) ¿Ha tomado alguna vez por la mañana para calmar su ansiedad?

ALGUNOS DATOS RELEVANTES

En una encuesta realizada por la secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar), de la que participaron 63.000 estudiantes de enseñanza media de todo el país, muestra que los chicos se inician en el consumo de bebidas alcohólicas a los 13 años.

De acuerdo con la misma fuente, el 42,6% de los adolescentes de 14 años consume bebidas alcohólicas. Para la franja entre los 15 y los 16 años el consumo trepa al 75% y a los 17 alcanza el 86,2 %.

En Estados Unidos, se calcula que alrededor de 5 millones de jóvenes de entre 14 y 17 años padecen problemas de alcoholismo.

Los especialistas informan que una concentración sanguínea de alcohol mayor a 150 mg/dl (los controles que habitualmente se realizan en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a los automovilistas permiten un máximo de 0,5 gramos) sin que exista afectación psicomotora permite suponer una ingesta recurrente pues hay presencia de tolerancia. 

El abordaje terapéutico del alcoholismo es interdisciplinario: incluye a Alcohólicos Anónimos (grupo de apoyo), tratamiento psiquiátrico y psicológico, y seguimiento clínico.

Aeronoticias considera que si usted señor lector considera tener un problema de alcoholismo, propio o en su entorno familiar, podemos advertir que es absolutamente necesario un autoanálisis, el primer paso empieza por aceptar que se necesita ayuda.