COMO MEJORAR LA RELACION PADRE E HIJOS

UN SALUDABLE DIÁLOGO

Ningún tema debe ser evadido cuando se trata de conversar con su hijo y de ayudarle a aclarar dudas y a orientarlo en esas etapas complejas de  su crecimiento Un joven de cualquier edad tiene muchas posibilidades de conversar con sus padres cuando estos saben escuchar.

El diálogo debe eliminar actitudes tales como: Juzgar, dar demasiados consejos, pretender tener todas las respuestas, criticar, ridiculizar, ser inconsistente entre lo que se dice y se hace, mostrarse ansioso frente a los problemas de los hijos. El tono adecuado ayuda para que los mensajes sean más claros.

En la comunicación con los padres, los adolescentes buscan mas su comprensión que la solución a sus problemas, por eso la  escucha y la comprensión son actitudes determinantes que abren puertas para poder ingresar en el Universo emocional de los Hijos; esto le ayudará a clarificar sus ideas e inquietudes y lo llevará a encontrar sus propias soluciones.

En este diálogo el exceso de palabras sobra, puede también utilizar otro lenguaje muy efectivo como una caricia, un abrazo, una guiño de ojo, una tomada de mano, una palmadita en la espalda, un beso en la frente todo aquello que pueda expresarle  lo importante que es para usted; además que aumente los canales de comunicación y el nivel de confianza con su hijo.

Un  niño o un joven seguro de sí mismo no necesita de muletas para cruzar por la vida, varias son las formas de estimular su AUTOESTIMA:

  • Estimule sus éxitos, no los pases desapercibidos aunque sean pequeños. Es más fácil obtener una modificación de conducta con reforzadores positivos.
  • Elogie el esfuerzo no solo el logro y hágale saber que no siempre se gana pero adviértale que un fracaso no le quita méritos a su esfuerzo.
  • Ayude a su hijo a fijarse metas realistas, si el hijo y el Padre exigen  demasiado solo se obtienen desilusiones.
  • Nunca compare a su hijo con los demás, es muy nocivo para la concepción de sí mismo. Ayúdelo a construir su justa autovaloración.
  • Critique el acto, no a su hijo; hay que fijarse como se corrige, los comentarios negativos tienen un efecto devastador en las personas.
  • Dé responsabilidad a sus hijos se sentirán útiles e integrados a la familia, además les produce una sensación de logro.
  • Demuestre siempre que los ama; el contacto físico a través de los abrazos y besos les hará sentirse amados. No olvide que para un Padre,  un hijo nunca es demasiado grande para decirle cuánto lo ama